5 pasos simples para construir tu propio presupuesto

Saber cuáles son tus ingresos y gastos en un tiempo determinado te permite identificar en qué estás gastando el dinero y conocer cuánto puedes ahorrar para el cumplimiento de tus metas.

La planeación financiera permite saber el estado del dinero personal y familiar. Es el primer paso para organizar tus recursos, fijar prioridades, disminuir el riesgo de incumplir con obligaciones, comparar tus consumos en determinado periodo, identificar qué gastos son innecesarios, pero lo más importante te abre la ventana para ahorrar.

Elaborar un presupuesto y revisarlo cada mes ayuda a ajustar tus finanzas a tiempo, tomar decisiones financieras acertadas y definir el mejor camino para alcanzar tus sueños económicos.

¿Cómo se hace un presupuesto?

No necesitas ser un genio financiero ni tener avanzados conocimientos contables. Solamente disciplina, voluntad para acostumbrarse a llevar el registro de los ingresos y los gastos, así como tener la decisión para hacer ajustes que traerán importantes beneficios en tus hábitos de consumo.

Los pasos para construir un presupuesto son:

Ingresos

Conocer cuánto dinero recibes te sirve para saber con cuánto dispones para cubrir los gastos. Se obtienen de salarios, bonificaciones u honorarios.

Gastos

Llevar un registro de tus consumos te permite conocer con precisión en qué y cuánto gastas el dinero todos los meses.

Organizar

Identificar fácilmente en qué se va tu dinero, clasificarlo en necesidades y deseos como educación, salud, transporte, diversión y vivienda, entre otros.

Comparar

A los ingresos mensuales réstale el total de los gastos para identificar tu salud financiera.

Ahorrar

Encontrarás que hay gastos innecesarios y ese dinero lo puedes destinar para ahorrar y cumplir un sueño o alcanzar una meta.

Ahorrar si se puede:

Los bancos ofrecen una variedad de alternativas para ahorrar con seguridad y recibiendo intereses de retorno, en lugar de tener el dinero debajo del colchón. Por ejemplo, están las Cuentas de Ahorro, CDT´s, Bolsillos de Ahorro o Cuentas AFC para adquirir vivienda.

Para desarrollar el hábito del ahorro sigue estos pasos básicos que en un corto plazo le traerán importantes beneficios a tu bolsillo:

Conocer el porqué

Tener siempre en mente que el ahorro permitirá alcanzar metas específicas y concretas en el plazo que definas.

No sobre estimes tus ingresos

El ahorro se planea teniendo en cuenta los ingresos que se reciben con frecuencia (mensual, quincenal, etc.). Si recibes un dinero extra debes planear cuánto y en qué lo gastarás, y lo que sobre lo puedes ahorrar.

Prioriza tus gastos

Lo importante no es limitarse, sino saber administrar bien tu dinero, comprando lo indispensable y pagando las cuentas a tiempo.

Cuánto debo ahorrar

Una vez cruzados los ingresos frente a los gastos para estabilizar tus finanzas, lo recomendable es que te comprometas a ahorrar entre un 7% y 10% mensual.

El presupuesto y el ahorro son los hábitos que diferencian un consumidor inteligente de una persona desbordada en el gasto y con dolores de “bolsillo”. ¿Tú de qué lado decides estar?